top of page
Buscar

Somos únicos


¿Eres de esas personas que desde muy pequeña fuiste diferente? ¿De las que preguntabas todo, hasta llegar a cansar a las personas? ¿O de las que sabías que estabas pero que no pertenecías? ¿Tal vez te califican como rebelde o rara? Que en vez de jugar con muñecas estabas sentada en un árbol o roca siempre, o tal vez te dijeron, siempre tienes algo que decir o de las que no te gustaba seguir las reglas, porque algo dentro de ti sabía que no eras libre.


De las que buscaba maneras únicas y auténticas de ser, de las que nunca se sintió escuchada, de las que se atreven sin saber las consecuencias, de las que te preguntabas y decías, ¿hay algo más?, pero la gente pensó que estabas loca, de las que la pasión y el amor fueron la bases y las razones para todo lo que hacías, de las que peleó batallas que no le pertenecían, de las que no tenías filtro al hablar y te hicieron sentir que eras mala porque eso no se dice no está bien, de las que la curiosidad siempre estuvo presente en su día a día, de las que la alegría o el humor tenía que estar presente siempre a pesar de lo serio o del problema que estabas viviendo.


Pues te cuento que no estás sola y que no eres la única.

Donde muchas de estas situaciones, me hicieron dudar de mí, donde me callaron (me calle), Donde me apagaron (me apague) porque no se debía preguntar, opinar o actuar de esa forma. Por muchos años sentí, que de alguna forma todo estaba mal en mí (no me valoré), sentía que no era merecedora de amor, que era rebelde, hasta revolucionaria me llegaron a decir en la escuela.


Sentía que mi esencia desaparecía (me desaparecí), que vivía la vida que la gente quería que viviera, lo que tenía que hacer, como comportarme, como vestirme, como ser, en fin. (entregue mi poder).


Me perdía complaciendo a los demás por aceptación (no me aceptaba), no sabía poner límites, en que todo lo tenía que hacer sola ya que no me sentía comprendida muchas veces, hasta que llegó el día en que todas esas cosas que la gente señalaba y apuntaban como, malas, diferentes, se convirtieron en mis mejores aliadas en mi proceso de evolución y de transformación en la búsqueda de algo más, en este maravilloso camino que llamamos vida, empezamos en ver hacia adentro y hacemos el viaje más importante que es el Despertar el Ser, que ya somos!


Entendí y sigo entendiendo porque este viaje no acaba, es continuo, tenemos la libertad de elegir.

¿Siempre elegimos cómo lo queremos hacer? ¿Desde dónde lo queremos hacer o vivir? Yo Elegí Despertar El Ser en mi Sí, si se puede, si yo lo hice tú también lo puedes hacer, solo elige Despertar.

Cuando eliges amarte plenamente, a reconocerte, a valorarte y sobre todo honrarte, muchas cosas comienzan a tener sentido en tu vida y la coherencia se convierte en la sinfonía y la letra de la canción de tu vida.


  • Cuando te das cuenta de que la pregunta te descubre.

  • Cuando el siempre algo que decir, te expresa

  • Cuando el ser diferente, te hace única, creativa

  • Cuando te atreves, expandes

  • Cuando sientes y te conectas con tu fuente, eres

  • Cuando tu pasión y el amor son el motor de tu vida, siembras semillas

  • Cuando escuchas, sanas

  • Cuando perdonas, sueltas

  • Cuando sueltas, te liberas

  • Cuando te Respetas no necesitas límites

  • Cuando eres curiosa, descubres

  • Cuando te encuentras, te aceptas

  • Cuando eres real, honesta la vida te honra de la misma manera

  • Cuando te entregas y confías, Vives

  • Cuando cantas con el alma el universo escucha tu melodía.

Recuerda Siempre tienes la libertad de Elegir, crear y manifestar


Amor Y Luz





Fabiola Passariello


105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page